On Air Now DJ Moyo 2:00pm - 6:00pm Email
Now Playing Download

Los últimos siete años fueron los más cálidos de la historia, a medida que el planeta se acerca a un umbral crítico

Los últimos siete años fueron los más calurosos de los que se tiene registro, según nuevos datos, ya que la temperatura de la Tierra continúa su precario ascenso debido a las emisiones de combustibles fósiles que atrapan el calor.

Un nuevo análisis realizado por el Servicio de Cambio Climático Copérnico de la Unión Europea, que hace un seguimiento de la temperatura global y otros indicadores climáticos, revela que 2021 fue el quinto año más cálido registrado.

Aunque la tendencia a largo plazo es al alza, se prevén fluctuaciones anuales de la temperatura global, sobre todo por los patrones meteorológicos y oceánicos a gran escala, como El Niño y La Niña, este último presente en 2021 y que tiende a provocar una temperatura global más fría.

"Lo más importante es no obsesionarse con la clasificación de un año en particular, sino más bien ver el panorama general de las temperaturas en constante calentamiento, y ese calentamiento constante no significa que cada año será más cálido que el siguiente", dijo Freja Vamborg, científica principal de Copernicus. "Pero eso es lo que hemos observado hasta ahora, con cada década más cálida que la anterior, y es muy probable que esto continúe".

Según Copernicus, la temperatura media de la Tierra se sitúa en torno a 1,1 °C por encima de los niveles medios de la era preindustrial, lo que supone el 73% del camino hacia el umbral de 1,5 °C que los científicos advierten que el planeta debe mantener para evitar los peores impactos por el cambio climático.

Kim Cobb, director del Programa de Cambio Global del Instituto Tecnológico de Georgia, dijo que un calentamiento de 1,1 °C es una estimación "conservadora".

"Es muy justo decir que 1,1 °C es conservador, porque la última mitad de la última década ha sido más cálida que la primera", dijo Cobb, que no participa en el informe, a CNN.

Incluso con 1,1 grados, 2021 dejó muy en claro que el mundo ya está sintiendo los efectos sin precedentes de la crisis climática para la que muchos no están preparados, incluyendo importantes deshielos en el Árticoinundaciones mortalesolas de calor sin precedentes y sequías históricas. Copernicus también descubrió que las concentraciones globales de gases de efecto invernadero, la causa fundamental de la crisis climática y de sus desastres cada vez más graves, siguen en aumento.

1,1 grados Celsius

En 2015, los líderes mundiales acordaron hacer caso a las advertencias de los científicos y limitar el rápido aumento de la temperatura de la Tierra a menos de 2 °C por encima de los niveles preindustriales, con un objetivo preferente de 1,5 °C.

Ese umbral puede no parecer mucho, pero los científicos de la NASA dicen que es similar a cómo un aumento de 1 o 2 grados en la temperatura del cuerpo puede provocar fiebre. Con cada fracción de grado de calentamiento, la enfermedad empeora y aumenta la probabilidad de necesitar hospitalización.

En el caso del planeta, los científicos están rastreando el aumento de la temperatura de la Tierra desde la línea de base al comienzo de la Revolución Industrial, a mediados y finales del siglo XIX, cuando los seres humanos aumentaron la quema de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo.

Una anciana se ve obligada a abandonar su casa mientras un incendio forestal arrasa la isla de Eubea, Grecia, en agosto. (Foto: Konstantinos Tsakalidis/Bloomberg)

Cobb afirma que por cada incremento futuro del calentamiento, las últimas investigaciones sobre el clima describen consecuencias en cascada que amenazarían todos los aspectos y necesidades de la Tierra, como la biodiversidad, el agua dulce y el suministro de alimentos.

"Apenas hemos cruzado el umbral de 1 grado de calentamiento y, sin embargo, estamos sufriendo una serie casi constante de fenómenos meteorológicos y climáticos extremos", dijo Cobb a CNN. "Salvo raras excepciones, estos extremos pueden relacionarse definitivamente con el calentamiento provocado por el ser humano. En el futuro, debemos esperar que la frecuencia y la gravedad de estos extremos aumenten, pasando una enorme factura a las sociedades de todo el mundo".

El año 2021 trajo consigo olas de calor e inundaciones que se convirtieron en sucesos con víctimas masivas; la lluvia cayó en la cumbre de Groenlandia por primera vez en la historia; y una sequía histórica asoló gran parte del oeste de Estados Unidos y provocó grandes y destructivos incendios forestales y una escasez de agua nunca vista.

Casi todos los rincones del mundo sintieron los efectos del rápido calentamiento del planeta. Los investigadores de Copernicus señalaron varias regiones en las que se registraron las temperaturas más elevadas de la media en 2021, desde el oeste de Estados Unidos y Canadá hasta Groenlandia, así como amplias franjas del centro y norte de África y Medio Oriente.

El verano del año pasado en Europa fue el más cálido registrado, informó la agencia, con varios fenómenos meteorológicos extremos que causaron estragos en todo el continente, como las mortales inundaciones en Alemania, Bélgica y los Países Bajos, así como los intensos incendios forestales en el Mediterráneo oriental y central.

En América del Norte, el análisis detectó periodos de increíbles desviaciones de temperatura respecto a la norma, incluida la abrasadora ola de calor en el noroeste del Pacífico y la Columbia Británica. También se observaron los efectos generalizados del incendio de Dixie, el segundo más grande jamás registrado en California, que propagó el humo nocivo por todo el continente.

A medida que se agravan los síntomas de un planeta enfebrecido, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés) concluyó en agosto que la única manera de detener la alarmante tendencia es reduciendo drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero y eliminando al mismo tiempo los gases que calientan el planeta que el ser humano ya ha introducido en la atmósfera.

Un motivo de esperanza "inspirador"

En noviembre, la organización Climate Action Tracker advirtió que el mundo va camino de alcanzar 2,4 grados de calentamiento, si no más, a pesar de los nuevos compromisos climáticos de los países, incluidos los acordados en la conferencia de la ONU sobre el clima celebrada en Glasgow (COP26).

Los expertos advirtieron que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en 2030 seguirán siendo aproximadamente el doble de lo necesario para limitar el calentamiento a 1,5 grados. Y lo que es peor, con las políticas actuales, no con las propuestas, sino con lo que los países están haciendo ahora mismo, la organización prevé que las temperaturas globales aumenten unos catastróficos 2,7 °C.

En ese momento, el planeta estaría en situación crítica. El informe de Copernicus mostró que las emisiones de carbono continuaron una tendencia precipitada en 2021, a pesar de la pandemia mundial. Las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero aproximadamente 80 veces más potente que el dióxido de carbono a corto plazo, siguieron aumentando "de forma muy sustancial".

Vamborg destacó que el informe sirve para recordar que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero es lo que alimenta el rápido calentamiento del planeta, y añadió que "la curva de temperatura global seguirá subiendo mientras sigamos emitiendo gases de efecto invernadero".

La recompensa de la humanidad por impedir que el planeta supere los 1,5 °C, dijo Cobb, debería ser más que suficiente para provocar una acción audaz y colectiva. Optar por limitar las emisiones de combustibles fósiles hasta ese punto podría "enfriar potencialmente el planeta en la segunda mitad de este siglo".

"La idea de que podamos vivir para ver una inversión del calentamiento global es inspiradora, como generaciones que han sido testigos de década tras década de calentamiento", dijo Cobb. "Es un futuro por el que vale la pena luchar y dar vida, una opción energética a la vez"

More from Noticias Locales

Listen Live